Si el hombre es polvo

Si el hombre es polvo, el desierto es la burla de la egolatría.

Si el hombre es polvo, los árboles son sueños vivos, son promesas; 
las flores son te amos, pero las rosas son te odios; 

nuestras casas son una reencarnación de ancestros. 

El mármol es la metáfora de lo impúdico,
la cerámica es una evocación de la soberbia, 
y las ollas de barro son pensadores muertos. 

El oro es la locura y los diamantes son orgasmos; 
los rubíes son deudas de besos y las perlas son desdén. 

Todos los brillantes son suspiros. 
Mas las piedras son amores traicionados. 

El mundo entero es un autorretrato. 
¿Y el universo? ¡JA...!

Si el hombre es polvo, pisamos a diario el tiempo;
En fin...
Si el hombre es polvo, el viento sopla nuestras almas.