Love is real?

Pregunta absurda que encierra en su retórica una respuesta malsana. Nada es real, es decir, nada existe sino que en realidad, sólo interpretamos. La realidad, realmente es irreal, surreal o hiperreal pero no sólo es real. Lo real existe en tanto creemos en él. Lo que llamamos real es producto de una historia particular que nos orilla a ver el mundo de cierta manera por lo que aquello que llamamos real es imposible de abarcar por nuestros sentidos y nuestro pensamiento pues el pensamiento mismo está cooptado por nuestra historia tal como nuestros sentidos. Lo real, define la Real Academia, es aquello que tiene existencia efectiva y verdadera y claro, es real en tanto lo sentimos pero no podemos asegurar que eso que sentimos y que es real en verdad exista… sutil diferencia. Existir en cuanto a qué, ante quién; quién es juez de la realidad y la existencia. El amor no es un tema para la ciencia positiva, aquella que necesita comprobarlo todo. Lo que es real no existe para la observación. La observación limita el campo de lo perceptivo-sensitivo. El siguiente paso es la transrealidad. ¿Basta con los sentidos para dar sentido a la realidad? ¿El sinsentido no cuenta? ¿Todo tiene que ser probado, palpado, observado? Cuando alguien dice que dios es amor es porque su fuerza inconmesurable escupe a la epidermis sensorial y trastoca fibras más sensibles, más profundas. Yo no sé si dios es amor, no sé si dios exista y no es mi tarea demostrarlo o negarlo; yo sólo sé que apelando a lo que el mundo ha entendido por dios en otros momentos, otras épocas e incluso aún hoy, el amor es dios. En el principio creo el amor los cielos y la tierra… Génesis 1:1

Todo amor es una construcción de mil historias, las de los propios, las del grupo e incluso las del pensamiento que llevó a configurar de tal o cual manera a aquellos que ahora aman. Amor apache es una expresión discriminatoria pero que más allá de eso denuncia que en cuestiones de amor el catalizador de esas sustancias es único como particular sedimento del tiempo y el devenir. El amor existe más allá de la tosquedad de nuestros sentidos. El amor es la suma de los amores, el amor es la suma de la exaltación, de la colisión de historias. El amor es la fisión nuclear de la indiferencia y el planeta que habitamos. El amor es la totalidad de lo real porque siente.

Anuncios